Seleccionar página

Cada vez más, la sociedad está concienciada de los cuidados médicos y hábitos saludables para obtener una mejor calidad de vida.

Aún así los pies siguen siendo olvidados por la mayoría de las generaciones, solo acudimos al podólogo cuando presentamos algún dolor o molestia en ellos y esto es un error.

Si acudimos regularmente podemos prevenir lesiones y corregir algunas de las deformidades estructurales.

«LOS PIES SON LOS RESPONSABLES DE SOPORTAR EL PESO CORPORAL DURANTE TODO EL DÍA, CUÍDALOS»

 

Desde la Clínica de podología de San Isidro te recomendamos acudir al podólogo como mínimo una vez al año para revisar el estado de nuestros pies.

El podólogo es la persona cualificada para la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las alteraciones que afectan a los pies.

Debemos acudir ante cualquier dolor o molestia, para obtener una valoración exhaustiva y prevenir futuras complicaciones.

  • Cuando padecemos de callos o durezas es importante acudir para determinar la causa del roce constante, y realizar una quiropodia de la piel muerta.
  • Cuando sufrimos de uñas encarnadas, debemos acudir al especialista antes de que llegue a infectarse. El podólogo valorará si se ha encarnado por una causa determinada o es necesaria la intervención quirúrgica y acabar con el problema definitivamente.
  • Cuando presentamos algún hongo en las uñas, o padecemos de sudoración excesiva, debemos acudir para realizar un cultivo micológico y diagnosticar si se trata de algún hongo para poder establecer el tratamiento más adecuado.
  • También si tenemos verrugas plantares, llamadas vulgarmente como papilomas, que son como un callo con puntos negros, y  suele ser doloroso al pellizco o la presión. Lo suelen desarrollar los niños, aunque también puede aparecer en adultos. Son contagiosos, y se suelen coger en piscinas o duchas públicas.
  • Cuando presentamos deformidades como juanetes, dedos en garra o en martillo, también es importante acudir a visitar al especialista para valorar el estado de las articulaciones.
  • Cuando sufrimos con frecuencia lesiones en las rodillas, tobillos y pies, o molestias en las articulaciones,  presentamos pies planos o cavos, es importante acudir a realizarse el estudio biomecánico de la pisada con un podólogo para valorar dichas alteraciones y prevenir complicaciones.
  • Cuando utilizamos plantillas personalizadas es necesario acudir al podólogo periódicamente en las fechas indicadas para realizar una revisión, valorar que el tratamiento ha sido efectivo o si es necesario renovarlas.

 

¿QUIENES DEBEN DE ACUDIR AL PODÓLOGO?

 

 

 

Los niños deben realizarse al menos una valoración en periodo de crecimiento para diagnosticar las posibles alteraciones en la marcha o en los pies y establecer el tratamiento más adecuado.

Los deportistas deben acudir a la consulta para obtener una valoración clínica y estudio biomecánico con el fin de conseguir mayor eficiencia en la categoría deportiva que practique y prevenir futuras lesiones.

Los adultos si están sanos y no presentan ninguna alteración recomendamos la visita al podólogo como mínimo una vez al año.

Las personas diabéticas deben de acudir periódicamente, debido a la perdida de sensibilidad, estas lesiones pueden llegar a causar mayores complicaciones como amputaciones.

En la tercera edad las visitas al podólogo deben de realizarse mas frecuentes, ya no solo para prevenir, si no para tratar las alteraciones de la edad como son uñas engrosadas, durezas, callos…que si no se tratan pueden causar complicaciones con el tiempo.

En la Clínica de podología de San Isidro, contamos con los mejores especialistas en el cuidado de tus pies, que te ayudarán y ofrecerán un trato personalizado -CITA PREVIA: 626204911-

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies