Seleccionar página

El neuroma de Morton, también conocido como neuroma interdigital o neuroma plantar, es una lesión que afecta la parte delantera del pie, y es el resultado de la inflamación de uno de los nervios que corren entre los dedos, como resultado de ejercer demasiada presión sobre ellos.

Normalmente, esta inflamación se desarrolla entre el tercer y cuarto metatarsiano y, en ocasiones, se acumula una masa de tejido alrededor del nervio, dándonos la impresión de que estamos pisando una pelota o una piedra cuando apoyamos el pie en el suelo.

 

Causas de su aparición.

– El uso de tacones altos o zapatos extremadamente ajustados, darán como resultado una compresión constante de la zona.

Esto puede explicar por qué los neuromas de Morton son más comunes en mujeres que en hombres.

– Que los músculos de la parte posterior de la pierna se encuentren acortados, lo que aumentaría la presión en la parte delantera del pie.

– Cualquier cambio biomecánico del pie, que daría como resultado una pisada inusual y la manifestación de síntomas.

Lesiones repetitivas en el pie provocadas por caminar o practicar deportes que afecten directamente al pie, como los deportes de salto.

 

Síntomas más típicos del neuroma de Morton

– Puede haber un dolor eléctrico intermitente que se irradia a los dedos de los pies y es extremadamente doloroso.

– El tercer y cuarto espacio interdigital, así como los dedos de los pies, sienten hormigueo y calambres.

– Calzarse los zapatos provoca más molestias, sobre todo cuando se usan tacones o zapatos estrechos, y quitárselos provoca una mejoría inmediata.

Dolor al moverse y realizar otras actividades que requieren presión intensiva en el pie.

 

 

 

Tratamiento

Tras recibir un diagnóstico de neuroma de Morton, recurrimos al podólogo como primera línea de tratamiento, quien debe realizarnos un estudio biomecánico de la pisada, y una plantilla para que la utilicemos en estas situaciones

Esto puede ir acompañado, frecuentemente, de la ingesta de analgésicos prescritos previamente

Además del tratamiento ortopodológico (plantillas) también podemos realizar sesiones de láser, el cual produce un calor que penetra en los tejidos más profundos de la piel para disminuir la inflamación.

El objetivo del tratamiento es reducir el dolor y la inflamación y al mismo tiempo mejorar la biomecánica del pie para evitar que los síntomas reaparezcan.

 

Prevención del neuroma de Morton

Usar un calzado adecuado es la mejor forma de prevenirlo, y un estudio biomecánico y análisis de nuestra pisada puede revelar si tendemos a sufrirla.

De ser así, sería necesario utilizar plantillas para eliminar por completo la posibilidad de que ocurra.

Si ya tenemos neuroma de Morton:

Mantenga al mínimo los zapatos estrechos y de tacón alto.

A la hora de elegir nuestro calzado deportivo, ten cuidado.

Zapatos con plantillas que alivian la presión en el camino del nervio.